12 nov. 2009

Frustración

El Lunes pasado los chicos no entrenaron bien. Distraídos, sin chispa, faltos de ganas...

Al terminar la sesión les dije que lo habían hecho muy mal. Creo que soy bastante paciente y no me molesta demasiado que a un jugador le resulte difícil ejecutar un gesto técnico o que cometa fallos. Es normal y para eso están los entrenamientos, para aprender y mejorar la ejecución.

En cambio me molesta muchísimo la indolencia. Especialmente cuando la muestran jugadores que se supone están peleando por tener una ficha en el equipo.

Pues bien, ayer teníamos una nueva oportunidad de hacer las cosas bien. Los jugadores comenzaron con bastantes ganas el calentamiento y estuvieron acertados durante los dos ejercicios iniciales (rueda de entradas y flecha de tiro).

Pero ¡Ay amigo! llegamos a un ejercicio un poquito más elaborado (3x0 con cruces y 3 tiros al final) y ¡puf! se esfumó la concentración. La mayoría se perdían después del primer pase, no sabían hacia donde tenían qué correr ni lo que había que hacer con el balón ni....

Tras 1 castigo individual (apresurado probablemente) y 2 castigos colectivos (2 líneas) por falta de intensidad, el ejercicio planteado para meter 30 contraataques en 5 minutos terminó alargándose a 20 minutos y la mayoría seguía sin reaccionar.

Al final decidí dar por terminado el entrenamiento antes de lo previsto. Salvo 4 o 5 jugadores, el resto no estaban poniendo el mínimo de concentración necesario para que el entrenamiento fuera provechoso.

Esperemos que el Viernes se pongan las pilas...

No hay comentarios: