26 abr. 2010

Duda y Apertura de Mente

Me parece que lo que se requiere es un exquisito equilibrio entre dos necesidades en conflicto: el escrutinio más escéptico de todas las hipótesis que se nos sirven y, al mismo tiempo, una gran apertura a las nuevas ideas.

Obviamente, estos dos modos de pensamiento están en cierto conflicto. Pero si eres capaz de ejercer sólo uno de estos modos, sea cual sea, estarás en un grave problema. Si sólo eres escéptico, entonces no penetrará en ti ninguna idea nueva. Nunca aprenderás nada nuevo. Te convertirás en un viejo cascarrabias convencido de que la estupidez domina el mundo. (Hay, por supuesto, muchos datos que te apoyan).

Pero de vez en cuando, tal vez una vez de cada cien casos, una nueva idea aparece en el mercado, es válida y maravillosa. Si tienes demasiado hábito de ser escéptico, la pasarás por alto o te molestará, en cualquier caso te plantarás ante el camino de la comprensión y el progreso.

Por otra parte, si estás abierto al punto de la credibilidad y no tienes nada de sentido escéptico dentro de ti, no podrás distinguir las ideas útiles de las que no tienen valor. Si todas las ideas tienen igual validez, entonces estás perdido, debido a que entonces, en mi opinión, ninguna idea tendría validez en absoluto.
Carl Sagan (vía Ciencia Kanija)

12 abr. 2010

Radio emigrante

Emigrar puede ser una lata. Sobre todo a países muy lejanos en distancia y costumbres. Comida, idioma, ritmo de vida...

Hasta que llegó el revolucionario invento de la radio. A mediados de los 80, mi señor padre adquirió una moderna radio digital capaz de sintonizar FM, AM y emisoras de Onda Corta. Durante mucho tiempo, cuando viviamos en El Cairo esa radio, sintonizada con 'Radio Exterior de España' fue nuestro principal vínculo con 'casa'.