6 ago. 2009

Cierre de campaña

Después de llevar unos cuantos días colgando nuevas entradas en mi pequeño blog, se acercan mis vacaciones (esta vez, creo que me las he ganado).

Lo aparco temporalmente, aunque prometo volver. Durante mi silencio, es posible que haya algún pequeño aporte en plan fogonazo del momento. Me despido con uno de mis cierres favoritos de la historia de la televisión (de uno de mis programas favoritos de todos los tiempos).



Hasta luego.

5 ago. 2009

Todo es un escenario

Hoy toca libro.

Las últimas navidades (¿o fue por mi cumpleaños?) me cayó un pequeño lote de libros de un género que me gusta frecuentar, la ciencia ficción. Otro día defenderé este gusto, hoy voy a ir al grano (más o menos).

Cada vez que me toca hacer un viaje largo, procuro llevar conmigo un Mortadelo y un par de libros entretenidos para matar las esperas y horas muertas. Como se trata de lectura evasiva, suelo acudir a la fantasía humorística o algún thriller de ciencia-ficción. Por ejemplo, en este último viaje han caido Moving Pictures de Terry Pratchett (*) y el Cryptonomicon de Neal Stephenson.

Un musical distinto (II)

No. Hoy no va la cosa de Bollywood. Hoy va de una secuela. Una de esas veces en que uno va al cine a ver la original, la disfruta y cuando años después sale la secuela prefiere no verla para no sufrir un desengaño (p.ej. Los inmortales II).

Soy de los que cree que las continuaciones (de películas, libros o espectáculos) sólo funcionan bien cuando se concibieron como parte de la historia desde un principio (El Señor de los Anillos, Matrix, El Padrino).

4 ago. 2009

Adaptarse

Aunque lo pueda parecer, no soy exactamente un teleadicto. Como todo hijo de los 80 tuve mis adicciones televisivas normales (V, El Coche fantástico o La Bola de Cristal). Por factores diversos, mis horas de televisión se fueron reduciendo con la edad y mis fuentes de ocio más adictivas se centraron en leer, hacer deporte y el ordenador.

3 ago. 2009

Mordacidad

Estando en segundo de carrera, un par de amiguetes me convencieron para que me uniese a un noble esfuerzo solidario. Se estaba organizando un grupo para hacer cola por turnos en las taquillas del teatro de la ciudad (en aquél entonces solo había un teatro en Vigo, García Barbón).

1 ago. 2009

Gaviotas y Cormoranes

Islas Cíes. 1997.


Podría decirse que fue nuestra primera casa propia. Era muy pequeña (mucho menor que una "primera casa" normal). De color verde y granate por fuera y con un micro-porche encantador a la entrada. Recuerdo perfectamente el día que la compramos. En cuanto la vi supe que me la iba a quedar y me lanzé a por ella como un toro bravo a por su picador. Ella, de natural indecisa, me miraba incrédula. 5.000 pesetas de vellón costaba la pequeña tienda igloo en el Alcampo de Coia (Vigo).