29 nov. 2010

Deber cumplido (sin alardes)

La semana pasada y, por lo que parece también esta, no han sido buenas para el equipo. Al disponer únicamente de una pista al aire libre, en cuanto llueve nos quedamos sin entrenar y sin poder jugar.

De 3 días previstos de entrenamiento, la semana pasada pudimos ejercitarnos uno. A freír espárragos la planificación. Eso sí, que los muchachos no se crean que los castigos pendientes del partido anterior caerán en el olvido.

Sin embargo, para no complicar más las cosas, la lluvia nos dió tregua el domingo y pudimos jugar nuestro partido.

26 nov. 2010

Acechando (y III)


Muchos ven en la soledad un espacio de paz, de reflexión. Para mí, estar solo (que nunca me había entusiasmado) se convirtió en sinónimo de terror.

25 nov. 2010

Acechando (II)

No sé cuando empezó conmigo, pero sí recuerdo la primera vez que me di cuenta. Era una noche de tormenta y estaba a solas en mi pisito de la playa. Por aquél entonces vivía solo y no solía disfrutar de compañía en casa.

No me gustaba estar solo. Puede que por eso me escogiese.

24 nov. 2010

Acechando...


No es una pesadilla, es real. No puedo verla. Ni oirla. Nunca he podido. Sin embargo...
.
.
.
.
.
.
que está ahí.

Esperando su oportunidad.

22 nov. 2010

Ajustando el nivel

El sábado, al terminar el partido más de un padre nos preguntaba de manera cómplice:
"Hoy estarás contento, ¿no?"
Y la respuesta era que no.

9 nov. 2010

Meseta con grietas


Cualquier deportista conoce la sensación. Llega un momento en la temporada en que el nivel de rendimiento se estanca sin que el volumen de entrenamiento parezca influir en él. Éstas mesetas tienen causas tanto físicas como mentales.

5 nov. 2010

Mal sabor de boca

Soy un optimista incurable. Aunque me lleve muchas decepciones, soy incapaz de reprimir mis tendencias a ilusionarme con el futuro.

Sin embargo, llevo una racha en la que el negativismo va haciendo presa en mi. Me preocupa. Se supone que es parte del proceso de maduración personal. Lo de perder el optimismo digo. Pero... ¡Es que a mi me gusta ser optimista!