29 nov. 2010

Deber cumplido (sin alardes)

La semana pasada y, por lo que parece también esta, no han sido buenas para el equipo. Al disponer únicamente de una pista al aire libre, en cuanto llueve nos quedamos sin entrenar y sin poder jugar.

De 3 días previstos de entrenamiento, la semana pasada pudimos ejercitarnos uno. A freír espárragos la planificación. Eso sí, que los muchachos no se crean que los castigos pendientes del partido anterior caerán en el olvido.

Sin embargo, para no complicar más las cosas, la lluvia nos dió tregua el domingo y pudimos jugar nuestro partido.


CNS 55 - CB Helios 38


Los de heliópolis han tenido un principio de temporada movido con problemas logísiticos incluso (se quedaron sin pista de un día para otro). Por resultados comparados y la experiencia del año anterior, el papel de favoritos era nuestro.

Uno de esos partidos que "hay que ganar". Siento repetirme, pero me preocupa que lo escrito hace una semana sobre la victoria en Villaverde sea fotocopiable para esta ocasión:
Pero los partidos se juegan en la pista y una vez más, a pesar de las advertencias, entramos al partido sin tensión competitiva. 
El nuestro es un equipo que se alimenta de la defensa para meterle ritmo al partido. Cuando no estamos en tensión, todas nuestras virtudes palidecen frente a nuestras dificultades para leer las defensas rivales.
Correr o languidecer es nuestro sino.
Terminamos el primer cuarto perdiendo de 4 puntos y con muchas dudas sobre nuestra capacidad. Esta vez la reacción defensiva se empezó a notar mediado el segundo cuarto y eso nos facilitó la vida en ataque (seguimos teniendo dificultades para finalizar en posicional) para llegar con ventaja al descanso.

Esta vez no conseguimos entrar en la ebullición de ritmo a la que todo sale bien, así que la diferencia en el marcador al final se quedó en importante (17 puntos) en vez de la contundente a la que se aspiraba.

    ¿Lo más positivo? Que ganamos usando el partido para ensayar "tres" y "fondo".

    ¿Lo más preocupante? Que empezamos dormidos y no sabemos  frenar penetraciones.


No hay comentarios: