9 nov. 2010

Meseta con grietas


Cualquier deportista conoce la sensación. Llega un momento en la temporada en que el nivel de rendimiento se estanca sin que el volumen de entrenamiento parezca influir en él. Éstas mesetas tienen causas tanto físicas como mentales.

Cuento esto porque tengo la impresión de que mi equipo ha llegado a una de estas fases, sobre todo mentalmente. Hace ya varias semanas que venimos advirtiendo de que nuestro nivel de juego, a pesar de las victorias, no está siendo el esperable. Nos falta continuidad, concentración y frescura.

El sábado tuvimos una nueva muestra.


C.B. Coria 47 - CNS 58

Cuando el rival planta una zonita bien cerrada desde su primera defensa, uno intuye que el partido se va a enfangar. Si encima tu propio equipo suda tinta china para atacar en ataque posicional, el embrollo está asegurado.

Eso, más o menos, fue lo que ocurrió el sábado en el Josefa Navarro de Coria del Río. Los amarillos, equipo físico con mucha fe en su defensa, consiguieron imponer el ritmo que más les convenía durante casi todo el partido.

Una vez más, nos costó encontrar el camino hacia el aro. Baja intensidad sobre líneas de pase e inexistente cierre del rebote (27 nos cogieron bajo nuestro aro) nos obligaban a vérnoslas con una defensa bien cerrada.

El manual de estilo dice que hay dos formas de atacar una zona de forma efectiva:

  • Plan A: Correr - Para que no les dé tiempo a colocarse
  • Plan B: Paciencia - Mover mucho a la defensa. Obligarla a trabajar hasta que se consiga meter un balón en ventaja dentro de la zona.

Salvo tímidos arranques, no fuimos capaces de desarrollar bien ninguno de estos planes. Por suerte, con esos arranques nos bastó para ganar un colchón de seguridad en el marcador que administrar hasta el final del choque.

El rival no lo supo aprovechar, pero tampoco supimos jugar con nuestra ventaja. Si uno va ganando de 10 a falta de 3 minutos y no tiene opción _clarísima_ de contrataque, hay que jugar al ritmo de la tortuga más lenta.  En vez de eso, vimos una sucesión de carreras "a lo loco" y pérdidas continuas.

¿Lo más positivo? Que ganamos.
¿Lo más preocupante? Que la victoria nos haga olvidar el camino que nos queda para alcanzar nuestra mejor versión.




P.D.- 2100, 900 (problemas de tobillo) y 2200

No hay comentarios: