7 dic. 2010

¿Una estrella de latón?

Mi primer contacto con Linux fue en 1994. Animado por varios compañeros de la escuela y por Fran, me animé a instalar Slackware en mi 486 DX4 con 16MB de RAM (Roderick).


Otro día escribo sobre Linux en sí, baste decir por ahora que la cantidad de programas disponibles entonces no era inabarcable. Uno tenía la agradable sensación de conocer para qué valía cada archivo del sistema.



Una de las cosas que más me sorprendieron fue que se incluyesen juegos (series G e Y) entre las opciones instalables. Instalé todo lo que pude, por supuesto. Mi conocimiento de la historia informática era muy escaso por aquél entonces así que descubrí asombrado a qué jugaban los ingenieros de sistemas desde los años 60: el ahorcado, monopoly, ajedrez.... en modo texto puro.

Además de trastear con las opciones para fuentes de consola (¡había hasta futhark!) les eché un vistazo a los jueguecillos incluidos con poco gozo, hasta que probé:
{argos@roderick}~% /usr/games/nethack



Nadie me había hablado de él. No había leido ni tenía referencia alguna de sus orígenes. Antes de ejecutarlo, apenas había leido la manpage:

Name
nethack - Exploring The Mazes of Menace






Synopsis

nethack [ -d directory ] [ -n ] [ -p profession (role) ] [ -r race ] [ -u playername ] [ -dec ] [ -ibm ]

Description

NetHack is a display oriented Dungeons & Dragons(tm) - like game. The standard tty display and command structure resemble rogue.

To get started you really only need to know two commands. The command ? will give you a list of the available commands (as well as other information) and the command / will identify the things you see on the screen.

To win the game (as opposed to merely playing to beat other people's high scores) you must locate the Amulet of Yendor which is somewhere below the 20th level of the dungeon and get it out. Nobody has achieved this yet; anybody who does will probably go down in history as a hero among heros.


Armado con las teclas "?", "/" y mis recuerdos de la serie animada "Dragones y Mazmorras"; estimulado por la idea de convertirme en un ".. héroe entre héroes", me adentré en las mazmorras de la condenación.


La mecánica básica del juego es sencilla. Eres una arroba (en principio) que se mueve por un plano bidimensional usando el teclado (con las del vi, por defecto). Otros bichos (representados por otros caracteres) se mueven también por el mismo plano. Uno de ellos es tu mascota (perro, gato o caballo).

Para zurrarle a un bicho, hay que pegarse a él y tratar de moverse al espacio que ocupa. También se pueden lanzar cosas (hechizos, flechas, etc.) desde una distancia prudencial. Además de los bichos que lo habitan, también hay oro, gemas, armas, armaduras, hechizos, anillos, libros, altares, tiendas, fregaderos (sí, sí; hay fregaderos) y un chorro de cosas más que no desvelaré.

Con un interfaz tan espartano, los esfuerzos de los desarrolladores se han centrado en complejidad del juego.Los niveles, salvo casos muy específicos, se generan de forma aleatoria conforme se va avanzando por el juego con lo que cada partida es completamente distinta a la anterior. Sobre cada evento influyen multitud de detalles (estado de salud, aptitudes intrínsecas, la suerte que uno tenga, la fase de la luna, etc.)

Por último hay un aspecto poco común. En cualquier juego moderno, uno puede guardar el estado de una partida y nethack no es una excepción. Lo que ocurre es que no es posible guardar y continuar jugando. Si se guarda, se sale del juego. Por dejarlo completamente claro: En nethack, si te mueres, te mueres. Nada de volver para atrás cuando has cometido un error.

Todo ello hace de nethack un juego endiabladamente difícil. Hay una sola forma de ganar, pero millones de formas de perderlo (la mayoría con resultado mortal). Mi primer personaje fue un bárbaro. Murió de hambre al poco de comenzar. El siguiente fue un mago que sorteó el problema de la comida devorando los cadáveres de los bichos que iba liquidando... hasta que se comió un zombi (muerte por envenamiento)...

Tengo buena memoria y llevo jugando muuuuucho tiempo pero la lista de fracasos es tan larga que he olvidado más partidas de las que recuerdo.

 (continuará)

1 comentario:

Erekosë dijo...

Illo, qué ganas me han entrado de probar el jueguecillo este. De hecho, lo acabo de descargar, y prometo ejecutarlo y darle una oportunidad, aunque no sé si tendré suficiente espíritu.

Aunque a partir de mañana, si dios quiere, volveré a disfrutar de los 20 soleados grados de mi querido secarral, y tengo en mente otras actividades diferentes a andar desvelando mazmorras con una arroba.

No obstante, apuntado queda.