4 oct. 2010

Nihilismo III: La fin del Mundo

En mi última aproximación al problema del nihilismo, concluía que no veo otra forma de enfrentarme a él que llevarlo con humor. como dije entonces:
Pero parece que no hay recetas que se enfrenten a ello sin recurrir a la metafísica (que no sé apreciar) . ¿Qué me queda? ¿Nada? Supongo que tengo que recurrir al mecanismo mental humano más eficiente para sobrellevar las cosas inevitables que no deseamos: el humor.

Continuando con la senda iniciada entonces, quiero hoy subsanar un error que cometí ayer al homenajear a Muchachada Nui. Escribí que los sketches de Celebrities eran lo mejor del programa, pero olvidé al grandisimo Marcial Ruiz Escribano.

Otro ejemplo genial de humor surrealista y absurdo, esta vez ambientado en "el pueblo". Marcial es un gañán de pueblo que comparte con nosotros su sabiduría particular sobre la vida. Aunque comparte herencia con Marianico el Corto y Macario, Marcial se encuentra más próximo a Tomás o La Blasa (parecen salidos de la misma familia). Marcial por otro lado, es muuuuuucho más instructivo.


Gracias señor Ruiz, por afrontar con tanto tino el problema que me consume desde hace tanto tiempo.

(Me encanta la parte del telediario)

23 comentarios:

Iacchos dijo...

Como es algo larga y no cabe, voy a escribir mi respuesta en varios mensajes.

Bakshish, veo que el nihilismo acapara buena parte de tus intereses y preocupaciones. A mí lo que me “pone” es el solipsismo. Como veo que estás muy preocupado por la muerte personal, la extinción del Universo y la fin del mundo te voy a “demostrar” que eres inmortal. Lo que eres tú, tu conciencia, es incapaz de dejar de existir.Y aquí no hay nada de misticismo, sólo ciencia.

Lo que has de hacer es lo siguiente:

Siéntate en una silla cómoda, en el interior de una habitación sin ventanas, insonorizada y sin ningún contacto con el exterior. Coge una pistola y conéctala a una máquina que mida el spin (rotación) de una partícula subatómica, de forma que cuando aprietes el gatillo el arma se disparará dependiendo del sentido de rotación. Configura el sistema de forma que, por ejemplo, “arriba” haga que el arma se dispare, y “abajo” haga que no salga ninguna bala. En realidad el sentido aplicado a que se dispare el arma no importa. Ahora fija el arma a un soporte firme y apúntala a una zona de tu cabeza de manera que tengas la certeza de que si se dispara te matará; esto es muy importante, porque no querríamos a un Bakshish vegetal o tetrapléjico (continúa).

Iacchos dijo...

Con cada ejecución del experimento existe un 50% de probabilidades de que la pistola sea disparada y mueras, porque existe un 50% también de que el spin salga abajo o arriba. No hay forma humana alguna de saber cuál será el resultado de una prueba concreta; así son las cosas en el absurdo mundo cuántico. Lo que está claro es que si sale “arriba”, alguien que entre en la habitación te verá muerto.

Repite el experimento todas las veces que puedas, hasta que la pistola se dispare. Pues bien, te sorprenderás a ti mismo cuando veas que has apretado el gatillo cinco veces seguidas sin que ocurra nada, lo que indica que el spin de la partícula ha salido “abajo” en todas esas ocasiones. Has tenido buena suerte, pues sigues con vida.

Intenta repetir el experimento otras cinco veces más. De nuevo compruebas tu buena suerte. En este punto comienzas a pensar que hay un defecto en el mecanismo de disparo porque el spin siempre está saliendo “abajo”. De modo que ahora configuras el sistema para que se comporte de forma contraria: ahora “arriba” hace que el arma no se dispare y “abajo” hace que te mate. Mágicamente, a partir de entonces saldrá “arriba”, con lo que comienzas a pensar en algún tipo de conspiración cuántica (continúa)

Iacchos dijo...

Puedes repetir el experimento hasta que te salgan ampollas en el dedo, porque siempre obtendrás el mismo resultado. ¿Qué está pasando aquí? ¿Hay algún ser superior que te protege y evita que te suicides? No. El que tú sobrevivas es la visión que tienes tú, Bakshish, sobre lo que ocurre en el universo; en “tu” universo. Porque si yo entro en la habitación en la que estás, te veré muerto. Veré tu cuerpo tumbado en el suelo, en “mi” universo. ¿Cómo es esto posible? La respuesta simple es algo parecido a solipsismo. La respuesta complicada implica conocer la teoría de los universos múltiples, propuesta inicialmente por un tal Everett, que afirma que ante cualquier acontemiento cuántico el universo se divide, con otros Bakshish, entre los que no existe comunicación alguna.

Según esta teoría, en nuestro experimento, cuando aprietes el gatillo, existirá un universo en el que vives y otro en el que mueres. Después de muchas pruebas, habrá muchos universos. En todos ellos menos uno, tú dejarás de existir, pero siempre habrá un universo donde sigas existiendo. Desde tu punto de vista, por mucho que aprietes el gatillo de la pistola nunca se disparará, puesto que tu conciencia sólo percibe el mundo en el que estás vivo. Uno de tus “yo” siempre vivirá eternamente, y ese yo es el que tú percibirás como Bakshish. Asombroso, ¿verdad? (continúa)

Iacchos dijo...

Pero si como afirma Roger Penrose, nuestra conciencia funciona gracias a mecanismos cuánticos en las conexiones entre las neuronas, ya no será necesario utilizar un complicado mecanismo cuántico para hacer disparar un arma y dividir el universo en muchos. Habrá siempre un camino u universo en el que estaremos vivos, y eso será lo que siempre percibamos. La muerte es algo que siempre le ocurre a los demás, nunca a uno mismo. Mi universo no es el tuyo, de la misma manera que el tuyo es diferente del de cualquiera de los demás.

Como ya habrás observado, lo que te acabo de relatar es una variante del experimento mental del gato de Schrodinger. Se llama suicidio cuántico, o la demostración de la inmortalidad cuántica, desarrollada por Max Tegmark. Aún nadie la ha podido rebatir (fin)

Rodolfo Plata dijo...

Friedrich Nietzsche señaló con verdadero espanto ¡la indiferencia de la generación actual ante el nihilismo! La falta de significado para la vida eterna del Libro de Israel para los que no somos judíos, llevó a Nietzsche a pregonar: ¡la muerte de Dios! Grandes multitudes abandonan la religión judeo cristiana ante su falta de congruencia de sus dogmas con la realidad. El reto es superar el nihilismo de la sociedad actual formulando un cristianismo que se pueda vivir y practicar, no en y desde lo religioso y lo sagrado, sino en y desde el humanismo secular laico, la pluralidad y el sincretismo resaltando la importancia genérica de Cristo y sus enseñanzas. Y para poder lograrlo tenemos que actualizar la teología, la cristología y la liturgia, enmarcadas en la doctrina y la teoría de la Trascendencia humana, conceptualizada por la sabiduría védica, instruida por Buda e ilustrada por Cristo; la cual concuerda con los planteamientos de la filosofía clásica y moderna, y las conclusiones comparables de la ciencia: (psicología, psicoterapia, logoterápia, desarrollo humano, etc.). Congruencia que da certidumbre a la unión inseparable entre la fe y la razón, enseñada parabolicamente por Cristo al ciego de nacimiento para disolver las falsas certezas de la fe que nos hacen ciegos a la verdad, haciendo un juicio justo de nuestras creencias (Jn IX, 39).
http://www.servicioskoinonia.org/relat/344.htm. http://www.redescristianas.net/2010/09/27/ser-cristiano-en-nuestra-sociedad-plural-y-laicajose-m-castillo-teologo/
http://www.scribd.com/doc/17143086/EXPLICACIÓN-CIENTÍFICA-DE-CRISTO-Y-SU–DOCTRINA–A-LA-LUZ-DE-LA-FILOSOFIA-CLASICA-Y-MODERNA-Y-EL-MISTICISMO-UNIVERSAL

Bakshish dijo...

@Horse: Gracias. Te has currado un pedazo de texto y es interesante. Además, me encantan estos experimentos mentales.

Por otro lado eres un golfo, aprovechando el asunto para llevar el ascua a tu sardina solipsista. Porque la consecuencia lógica del escenario propuesto es que uno sólo muere en los universos "de los otros", en el propio no mueres.

Tengo que pensar un poco sobre el tema, pero prometo dar una respuesta formal a la hipótesis que planteas.

Gracias de nuevo.

Bakshish dijo...

@Rodolfo: Gracias ati también por tu tiempo. Aunque no prometo leerme todo lo que enlazas, tiene cierto interés lo que propones.

Sin embargo yo no tengo interés en la metafísica ni en la teología pues no encuentro en ellas consuelo ni respuestas.

Por ello tengo que hacerte dos preguntas capitales:

Esta humilde y absurda anotación (con los antecedentes que cita)... ¿_realmente_ te ha inspirado a colgar este comentario?

La segunda: Sin recurrir a lo sobrenatural (en lo que no tengo fe) ¿Existe consuelo posible para el final absoluto e inexorable del universo (lo cité en primera entrada dedicada al nihilismo)?

Ni me sirven, ni me estimulan las posibilidades con "realidades" más allá del espacio-tiempo.

Anónimo dijo...

Por dios Rodolfo:

¡qué sentido del humor!



Grifo

Rodolfo Plata dijo...

Nietzsche auscultó el alma cristiana, y descubrió la actitud de desconfianza ante la manipulación de las multitudes por los representantes de la religión organizada quienes esconden tras sus discursos motivaciones y deseos no confesados. Y diagnosticó la patología actual de nuestra sociedad: la indeferencia hacia lo sagrado. y exclama ¡Dios ha muerto! La teología y moral judeo cristiana son cuestionadas en tanto implican juicios valorativos/morales. Iniciando la lucha redentora contra el cristianismo por el cristianismo, la lucha contra la moral de esclavos formulada por la religión organizada, a causa de su inmoralidad. La Iglesia luterana nacional socialista, apoyó la cruzada de Nietzsche para formular un cristianismo nacional alemán sin judaísmo, a fin de evitar que ayatolas, pastores, sacerdotes, rabinos, testigos de Jehová, mormones y demás cucarachas que pululan en la ecumene abraham-ica, siguieran contaminando la mente diáfana de los jóvenes con su religión basura.
http://www.scribd.com/doc/33094675/BREVE-JUICIO-SUMARIO-AL-JUDEO-CRISTIANISMO-EN-DEFENSA-DEL-ESTADO-LA-IGLESIA-Y-LA-SOCIEDAD

Anónimo dijo...

decía lo del sentido de humor en clave irónica.


Supongo.


Grifo

Bakshish dijo...

@Rodolfo: Gracias de nuevo por comentar aunque, por lo que escribes, no parece que hayas leido mi anterior comentario (o entradas) al respecto del nihilismo.

Pareces más preocupado por descontaminar nuestras sociedades de su herencia judía que otra cosa. Francamente, no me interesan esas aproximaciones.

En cambio sí me interesan las respuestas que puedas darme a algunas de las preguntas que te plantée anteriormente. A saber:

(1) ¿Qué relación guardan tus aportaciones con mis disquisiciones sobre el nihilismo?

(2) ¿Existe consuelo posible para el hecho ineulidble del fin absoluto del universo sin recurrir a la metafísica o la mística?

@Grifo: Gracias por tus apoyos. La culpa de todo es del Horse, que para eso es el solipsista ;)

Iacchos dijo...

Bakshish, piensa esto otro. Las constantes físicas de nuestro Mundo han propiciado la generación de moléculas complejas, una química exquisita que propicia el milagro (mientras no se demuestre lo contrario) de la abiogénesis, la generación de estrellas, planetas, la evolución biológica, y la conciencia.

Esas constantes físicas están tan perfectamente ajustadas que resulta sumamente sospechoso. Tú ya me entiendes lo que quiero decir con eso.

De modo que los científicos, para evitar incómodas referencias a lo metafíco, idearon la hipótesis del Multiverso: infinitos universos con leyes y constantes físicas diferentes.

El infinito da lugar a infinitos Bakshish en otros Universos, lo que conduce de nuevo a la inmortalidad.

Anónimo dijo...

están tan bien ajustadas que lógicamente las ha tenido que ajustar un ente ajustador. Pero ¿quién se las ha ajustado a él, la gallina o el huevo? No hace falta que explicite lo que quiero decir. Y tal es el caso que resulta sospechoso que no haya metafísica del creador del creador (ya sabes lo que quiero decir igualmente)

¿o sí lo hay solo que en el mudo de yupi, es decir de los creadores?


Grifo

Iacchos dijo...

Grifo, no sé de qué me estás hablando con tus comentarios sarcásticos sobre un creador. Quizás nuestro amigo Rodolfo Plata te entienda mejor. Ya sabes que no soy cristiano, ni siquiera creyente en un dios al margen del Hombre que resida fuera de nuestra conciencia.

Lo que sí siento de veras (quizás tú no), es una gran admiración y asombro ante la experiencia misma de la existencia; y cómo y por qué carajo hay algo en lugar de nada.

Anónimo dijo...

vaya si digo creador no entiendes nada, pero si digo conciencia creadora, ya es otra cosa. Pensé que entendía lo que tú dabas por supuesto que podría entender veladamente


Grifo

Iacchos dijo...

Sobre la conciencia creadora, Grifo, ya tengo mis dudas. Desde luego, se trata de una hipótesis, pero resulta muy cautivadora. John Wheeler, físico teorico y experto en cuántica, propuso la idea del principio antrópico participativo, lo que viene a decir que en el universo (el nuestro o cualquier otro) deben aparecer observadores en algún momento como condición necesaria para la propia existencia de ese universo.

Es decir, que los observadores (un Grifo, un Iacchos, ...) son necesarios para que exista el Universo. Es un sistema autorreferencial; el Universo observándose a sí mismo.

Propuso varios experimentos mentales que conducen a esta aparente paradoja.

Bakshish dijo...

@Iacchos: Conciencia creadora... el árbol del bosque que no hace ruido si nadie lo oye...

Todo lo cuántico que queramos, pero no dejan de ser hipótesis más especulativas que otra cosa.

Cuando he llegado a lo de "El universo se observa a si mismo" no he podido evitar acordarme de Paulo Coelho, la New Wage, sabidurias orientales milenarísimas y otras pajas mentales metafísica...

Vuelvo a mis trincheras: Fenómenos medibles, observables, repetibles... lo demás son pasatiempos.

Iacchos dijo...

¿Te parece una paja mental una teoría propuesta por un gran físico teórico, y no te lo parece la teoría de cuerdas (parida durante un aburrido viaje en tren en una tarde), o la del multiverso? Ninguna de estas es "un fenómeno medible, ni observable ni repetible".

Bakshish dijo...

@Horse: Es que pajas mentales me parecen las tres, amigo. Especialmente la del multiverso, que parece escrita para gloria de guionistas de hollywood sin talento creativo.

A día de hoy, todos me parecen hermosos esfuerzos por encajar unos castillos de naipes matemáticos con la tozuda e informe realidad física.

Lo que no impide que alguna pueda estar en lo cierto, aunque sea de forma tangencial. ¿acaso Demócrito realmente sabía _realmente_ qué era un átomo?

Regreso a mis trincheras: Fenómenos medibles, observables, repetibles... lo demás son pasatiempos.

Iacchos dijo...

¡Ay, ay, hombre de poca fe!

Estás diciendo, de manera implícita, algo muy interesante: que la física teórica no es Ciencia, lo que indica que ésta tiene límites. Que el problema de los límites físicos suponen un problema para el conocimiento del Hombre. Que jamás sabremos cuál es el motor que hace surgir el Universo, de por qué hay algo en lugar de nada, lo que había antes del Mundo, cómo empezó y cómo terminará.

Estas cosas sólo ocurrieron una vez en la Historia (no se volverán a repetir), por lo que no se cumple el tercer requisito (el de repetible) que estás pidiendo. Tampoco son observables ni repetibles.

Así que si no eres una persona conformista, sino inquisita e inquieta por el Conocimiento, no tienes más remedio que recurrir a la religión, a la Metafísica o a las pajas mentales de los físicos teóricos para obtener respuestas a lo que la Ciencia no puede dar.

Bakshish dijo...

Horse, eres un golfo dialéctico (I)

Tú lo que quieres es que discutamos sobre epistemología y los límites del conocimiento (Heisenberg, Schroedinger y Dirac mediante).

Tramposillo tú, encima has propuesto las pajas mentales de Física Teórica como camino alternativo a la Ciencia.

¿Cuando abandonó la Física Teórica el método científico?

Incluso he reconocido que alguna de las hipótesis planteadas por eminentes físicos y matemáticos estén en lo cierto.

Sólo me he limitado a expresar mi escepticismo. Lo que viene siendo el método científico vamos: Mientras no exista suficiente evidencia experimental para soportar cualquier hipótesis, no se puede asumir que es correcta.

Bakshish dijo...

Horse, eres un golfo dialéctico (II)

Por si fuera poco me vuelves a desviar el tema hacia el problema origen del todo, cuando el título de la entradilla deja bien claro el asunto que me ocupa: La fin del Mundo.

Considero que la discusión sobre el origen no tiene sentido si aceptamos que tiempo y espacio son una misma cosa. Igual que la eternidad es la ausencia de tiempo, tampoco se puede hablar de un instante anterior a la aparición universo.

Iacchos dijo...

Ja, ja, me ha hecho gracia eso de "golfo dialéctico", Bakshish.

Este asunto me pone cachondo. Sobre todo después de saber que hay no pocos científicos críticos con la teoría de cuerdas, o teoría M, por tacharla de pseudociencia, de superchería. El problema precisamente reside en lo que estamos discutiendo, que es una teoría no falsable, es decir, que no se puede demostrar por observación empírica que sea falsa. Y si una teoría no es falsable, entonces entramos en un campo distinto a la Ciencia con mayúsculas.

Véase http://es.wikipedia.org/wiki/Teoría_de_cuerdas

Así que ya ves, la fe no es algo inherente exclusivamente a la religión.