1 ago. 2009

Gaviotas y Cormoranes

Islas Cíes. 1997.


Podría decirse que fue nuestra primera casa propia. Era muy pequeña (mucho menor que una "primera casa" normal). De color verde y granate por fuera y con un micro-porche encantador a la entrada. Recuerdo perfectamente el día que la compramos. En cuanto la vi supe que me la iba a quedar y me lanzé a por ella como un toro bravo a por su picador. Ella, de natural indecisa, me miraba incrédula. 5.000 pesetas de vellón costaba la pequeña tienda igloo en el Alcampo de Coia (Vigo).

Hacía mucho tiempo que quería hacer este viaje con ella. Pocas cosas le gustaban tanto como un parque natural y un camping. Las Islas Cíes contenían grandes dosis los dos ingredientes. Son de esos sitios salidos de un catálogo de viajes al Caribe. Pero con pinos. Y sólo se puede llegar en barco (me encanta viajar en barco).

Yo había ido unas cuantas veces ya, pero ir con ella era algo muy diferente: me hacía mayor. Además, desde que estuve allí por primera vez muchos años antes, tenía unas ganas locas de dormir en su camping.

De modo que nos fuimos al Alcampo a por una tienda de campaña pequeña y manejable (4,5 kg, decía la bolsa) y provisiones para un par de días a base de bocatas y sol. Ya que estábamos allí, me acerqué (costumbre mía) por la zona musical del lugar, por si encontraba alguna ganga. En un pis pás me hice con tres piezas que nunca había escuchado antes: un CD recopilatorio de Joni Mitchell y dos de Tori Amos. En realidad, lo de Tori Amos eran un CD (Little Earthquakes) y una cassete (Boys for Pele).

Al día siguiente, pertrechados con nuestra tienda, comestibles, accesorios, un walkman y un par de altavoces antediluvianos, nos fuimos al puerto a por el barco.

Todo salió a pedir de boca. Tras llegar al camping, nos dedicamos a montar la tienda y preparar el nido. Luego nos encontramos con un conejo dando un paseo por la alrededores. A la vuelta, dispuse con discreción nuestro lujoso sistema de audio (el walkman y los altavoces) y estrenamos la cinta de recién adquirida.

Fue una experiencia completamente nueva. Un disco de música... ¿pop? ¿rock? ¿con clavicordio? La voz de esta mujer, cargada de emoción, de fuerza, desafiante... Su forma de atacar el clavicordio como si fuese una guitarra de Lynyrd Skynyrd... Sus letras extrañas, evocadoras. Disfrutamos de una puesta de sol magnífica con cervezas incluidas.
Father lucifer
You never looked so sane
You always did prefer the drizzle to the rain
Tell me that you're still in love with that milkmaid
How's the lizzies
How's your jesus christ been hanging
Mi admiración por la señora Amos no ha dejado de crecer desde aquel día. Una artista extraña y completa que vive en la periferia de la industria musical. Ha logrado establecer una identidad propia, inclasificable que plasma en discos completos como pocos. Una gozada. A ver si un día puedo disfrutar de su música en directo.

P.D.- Las Islas Cíes son una maravilla poco conocida que merecen ser visitadas. P
P.D. (2) - He de advertir a los posibles pernoctadores de un aspecto fundamental. El parque natural es zona de cría de cormoranes y gaviotas. Al romper el alba los chorromil pares de gaviotas y cormoranes se despiertan berreando con todas sus fuerzas. Sobresalto garantizado.

6 comentarios:

zalema dijo...

Justo cuando íbamos a comprobar tu maestría en el género erótico has dado un giro estraño para hablar de Tori. Bueno, después de leer a Miller tendrías poco que hacer. voy a traducir la letra de la canción y te comento

Bakshish dijo...

¿Mi maestría en el género erótico?

¡Protesto señoría!

Difícil me lo pones. Jamás de los jamases he escrito nada míseramente erótico.

Aparte de que me falta imaginación en el campo, "lo erótico" y yo somos conjuntos cuasi-disjuntos. Varias veces he participado en el experimento de abrir una novela Jazmín por una página al azar y lo más erótico que he encontrado ha sido: "Salió de la habitación hecho una furia".

Por otro lado... mi entrada es un relato verídico y servidor, aunque no es vergonzoso si es bastante pudoroso respecto de sus torpes avances amatorios...

zalema dijo...

Ese experimento parece de psicólogo. jeje.

Es curioso como la idea de dios, jesucristo (q él me perdone por escribirlo en minúsculas) campee por las letras de muchas cantantes norteamericana (espero q tori sea norteamericana). otro ejemplo es alanis, a la q un día le dedicaré una entrada como se merece.

lo de maestría era un decir: no hace falta q protestes

Bakshish dijo...

Efectivamente, Tori Amos es norteamericana.

En cuanto a las referencias a Dios... puede que tengas razón pero no solo con ellas. Creo que hay una gran cantidad de autoras femeninas que mencionan lo Divino en sus letras.

Dentro de las divinas aprecio dos tendencias encontradas: las adoradoras y las abandonadas. Tori parece de las abandonadas, aunque a su aire.

Lo del experimento psicológico es verdad. Cualquier día te lo demuestro. Me rodea un campo anti-erótico ;)

Como experimento, un día de estos voy a tratar de escribir algo picantón aunque no se si lo colgaré (por pudor claro)...

zalema dijo...

Cada vez me gusta más la versión de "Happiness is a warm gun" q gran canción.

veo qa tu blog le sienta muy bien india

Bakshish dijo...

Supongo que te refieres a la versión de Tori. Es un ejercicio curioso escuchar la de los beatles primero (duración 2:40) y luego la de esta mujer (casi 10 minutos)...

Siendo buenas ambas, me parece un buen ejemplo de como se puede hacer una versión de una buena canción aportando algo radicalmente distinto.

Y si. Estar lejos de casa y fuentes de ocio normales hace que me vuelque a leer y escribir...