5 ago. 2008

1984

El libro con que se inauguró nuestro club lectura fue 1984 de Orwell. A pesar de las feroces (y fundadas) críticas que recibió en el club me sigue gustando bastante. Especialmente la sensación de agobio, de opresión.


Sé que se hicieron al menos dos películas sobre el libro (que nunca he visto) pero siempre asociaré al libro con el anuncio de Apple emitido el 22 de Enero de 1984:

4 comentarios:

PepeLu dijo...

Lo que permanecerá en mi moldeable mente acerca de la película de 1984 es la escena en la que Winston se va con una prostituta que parece joven, y poco a poco va tornándose mayor.

Tenía 8 años cuando estrenaron esa película, y recuerdo como si fuese ayer las imágenes con las que se anunciaba el film. Entre ellas, estaban esa secuencia que marcó mi joven y maleable concepción de la vida y la decadencia, y me convirtió (un poco) en el ser que hoy en día luce mi magnífico físico.

Recuerdo con angustia cómo podría ser la existencia de un mundo tan lóbrego y desasosegante. ¡Inconsciente de mí! cuando realmente la realidad supera con creces la ficción manada de un sociatilla británico que se dio cuenta del percal. Y es que uno, a mediados de los 80, era aún muy inocente... :)

Bakshish dijo...

¡Ese Pepelu!

¿Asín que te traumatizó el trailer de la peli?

Como dije en la entrada, no la he visto, pero eso que describes de la "angustia" es exactamente lo que me evoca el libro.

Con la de palos que le diste a Orwell y por ir haciéndome a la idea... una pregunta:

¿La peli es mala?

P.D.- Doy fe del magnífico físico. ¡Como te vas a poner en Escocia! ¡Ladrón!

PepeLu dijo...

OFF-TOPIC

Ey! Bakshish! erraste (por fortuna) en tu predicción baloncestística ;)

Por cierto, supongo que ya habrás regresado de la India...

Bakshish dijo...

Pepelu, tienes razón. Erré en mi predicción - me alegro.

Aunque más que una predicción era una advertencia. Sumidos en la euforia general, parece que sólo haya dos equipos (EEUU y España) y la gente se olvida de que Grecia, Argentina, Lituania, Rusia incluso Alemania y Croacia le pueden hacer un roto a cualquiera.

Y Grecia es un rival especialmente duro para equipos de juego "alegre" como España. A ver qué tal se nos dan los chinos mañana. (Por cierto, entrada nueva sobre los orígnes de mi amor por el baloncesto).